The possible last post in Denmark (actually Sweden)

Saludos desde Estocolmo. Si, habeis oido bien: Estocolmo, Suecia. Al final tras varios problemas con el viaje a Noruega que despues contare, aqui me teneis: haciendo mi ultimo viaje erasmus de interrail por Suecia (Estocolmo y Goteborg). Pero vayamos por partes: os debo el viaje en coche con todo el “popu” al rededor de Dinamarca, asi que voy a ir contandoslo. Decir que el teclado sueco no tiene acentos, asi que el post estara escaso de los mismos.

Bien, pues el jueves por la tarde hicimos barbacoa en casa de nacho y ricard para celebrar que habiamos acabado el proyecto con buenos resultados (no recuerdo si esto lo conte en el anterior post). El viernes, tras dormir mas bien poco ya que a Jorge y a mi nos dio por buscar y hacer cds con canciones del verano miticas (que temazos y que recuerdos!!), partimos con nuestros coches sobre las 12 y pico de la manana (el teclado tampoco tiene esa letra tan bonica del castellano) a partir la carretera por Denmark. Primero fuimos a una playa al norte de Blokhus, donde comimos unos sandwiches y estuvimos banandonos en su agua helada! Despues fuimos hacia abajo (confundiendonos de carretera en Aalborg) hacia Esbjerg. Por el camino, hicimos parada en un pueblo para que no recuerdo su nombre (y que no puedo buscar ya que la conexion del hostel va como el culo) para ver su puerto y dar una vuelta por la zona. Alli yani se pego un chicle en la falda, y despues ese chicle se pego a su vez al asiento del coche sin que se diera cuenta. Pues bien, a la llegada a Esbjerg cenamos en un McDonalds y con hielo conseguimos quitar el chicle del asiento y de la falda. Por el camino tuvimos que llamar al hostel para comunicar que ibamos a llegar tarde, asi que introdujimos el codigo en la puerta y alli estaban las llaves de nuestra habitacion. Tras zanganear un rato y darnos una ducha de la playa, bebimos las botellas que Pep habia traido de Espana en unos bancos fuera del hostel. Por cierto, el hostel un puntazo: parecia el edificio de la serie el internado, con salas con piano y baules y todo. Alli dimos un poco de guerra: jugando al pueblo duerme, al pim-pam-pum, al juego de las manos, etc. Tanto fue asi que mas de un vecino nos grito desde la ventana. Cuando nos cansamos de dar guerra, cogimos los coches y nos fuimos hacia el centro (no habiamos bebido demasiado, uanque aun asi no mola coger el coche por la noche).

En el centro pirmer estuvimosbebiendo unas cervecillas en un local que las vendian por litros, y despues fuimos a que nos dejaran entrar gratis a una discoteca. Al final Yani lo consiguio (descocandose un poco ;)), y dentro lo pasamos de puta madre. Aun estando reventados (de tanto proyecto y de dormir poco lo dimos todo eln la pista. Nos pusieron musica espanola, y no paramos de bailar en todo momento. Lo pasamos como enanos. Cuando al final nos echaron sobre las 4 o las 5 no lo recuerdo, vimos como en Esbjerg aamanecia algo mas tarde que en Aalborg, es logico esta algo mas al sur. nos dirigimos hacia el hostel para dormir, que al dia siguiente nos echaban a las 9.30.

 

Ese dia, nos levantamos hechos un poco polvo, hcimos el check-out (no sin antes robar unos platanos de la cocina comun como desayuno) y fuimos a un complejo de piscinas que estaba justo al lado. Pagamos la entrada (no muy cara, unas 60 coronas) y pasamos la resaca de la maöana entre agua y agua. Habia piscinas de distintas temperaturas, piscina olimpica, jacuzzi, sauna, un tobogan grande en plan parque acuatico, circuit oa contracorriente,balones y colchonetas para jugar, piscinas infantiles y UNA PISCINA DE OLAS!!! Estaba todo muy bien preparado. Asi que cuando nos aburrimos, como pasas nos fuimos hacia el coche para seguir nuestro camino.

 

Primero visitamos unas estatuas gigantes en la playa de Esbjerg bastante curiosas y despues nos dirgimos hacia Ribe, el pueblo mas antiguo de Escandinavia. Alli nos dimos una vuelta por el centro, comimos en un italiano bastante bien, nos echamos una siesta en el sol y paseamos por el puerto. Tras gastar algunas horas seguimos la ruta hacia el castillo de Roskilde (creo que no era ese, ya lo revisare cuando este en casa, situado al sureste de Odense. Una vez alli nos llevamos dos sopresas: una que la entrada costaba 200 kroners, y otra que ya estaba cerrado. Un seöor intento colarnos pero  se topo con una delas dueöas que le nego la entrada totalmente y dijo una de las grandes frases del viaje: SEÖOR “por qu’e no pueden pasar” SEÖIRA “becuase you have to pay 200 kroner to entry. And you know why!!!!!”. AND YOUR KNOW WHY:!!! La frase: lo dijo el tono seco y sentenciante, y una vez termino de decirlo todos hicimos un tipico “uuuuhhh” de colegio cuando se avecina una pelea. Al final le dimos las gracias al seöor y nos colamos al castillo igualmente para hacernos la foto. Tras salir, fuimos a un laberinto de arbustos que estaba en el exterior y que si se podia entrar pagando 5 krr. Las pagamos y estuvimos jugando a cazar un equipo a otro durante un buen rato. Tanto me meti en el papel que cuando me tenia acorralado dos del otro equipo (Nacho y Jorge) intente mcolarme por un hueco de la pared de arbusto, con la mala suerte de que la rama me rasgäo toda la espalda, pero no fue demsiado profundo, ya que ni me reasgo la camiseta (ya os pondre una foto, es mas dramatico de lo que me dolia). Tras que yani me curara la herida con agua, el messie echara alguns trompos y jugar unos pueblo duerme, partimos hacia Aarhus, donde saldriamos de fiesta esa misma noche y dormiriamos.

Tras encontrar el hostel, justo al lado de un bosque muy chulo (parecia un campamento de verano lleno de niöos) y darnos una ducha, intentamos ir a cenar a un sitio decente, pero ya se habia hecho tarde, asi que  nos toco cenar otra vez algo del McDonalds, pero esta vez en la calle porque el local tenia las sillas cerradas. menos mal que fuimos viendo una galeria de fotos impresionantes de sitios que pueden desaparecer en la tierra con el calentamiento global. Tras coger fuerzas empezamos a beber en la calle y a coger tono, para despues irnos a una discoteca que estos ya conocian. Hubo alguna rallada en la noche (mas relacionado con la fecha de despedida del erasmus que otra cosa) y la noche temino siendo mas bien agridulce, pero no estuvo mal del todo. Volvimos al hostel en taxi de nuevo y a dormir hasta el dia siguiente (domingo) a las 9.30 de la maöana. Tras hacer el check-out nos dirigimos a coger algo de desayunar a uun 7-eleven y despues a una playa al noreste de Aarhus. Alli estuvimos tomando el sol y decansando (me dormi y todo) mas que baöandonos, ya que el agua no era muy buena. Despues, y tras comer alli en un camping, volvimos a Aalborg para dejar al messie en casa que se iba el lunes bien temprano y tenia que terminar la maleta. Tras dejarlos fuimos a Frederiskshan (o era Frederiksborg? que lio de nombres) para ir a Palm Beach, una playa que Jorge habaia oido hablar bien de ella. Y asi era, ya que estaba de puta madre: con palmeras, agua calentita y poco profunda y una red de volley (con balon y todo) dentro del agua. Alli estuvimos baöandonos sobre las 8 de la tarde y jugando al volley, hasta que volvimos al pueblo, vimos como terminaba una especie de feria medieval ambientada en el mundo del mar (muy currada) y despues vuelta a Aalborg. Alli cenamos una pizzas en el patio de Yani y dimos por despedido un fin de semana mas bien orientado a disfrutar de nuestros ultimos momentos juntos que de visitas a sitios en si.

El resto de la semana ha sido un no parar entre papeleos del erasmus (ya solucionados), limpiezas de piso y despedidas tristes y muy duras (empezando por el messie, aitor, roous, apa, Pep (que soledad de piso desde el miercoles :S)  y terminando por la de Yani -una de las mas emotivas-) de las que no doy mas detalles porque es mejor recordar los buenos momentos que no las despedidas. Esperemos que solo sean un hasta luego como tenemos pensado hasta cuando llegue a llegue pilares en Zaragoza, donde queremos hacer quedada. Y ojala que sea incluso antes.

Pero semana tambien muy dura por la planificacion del viaje a Noruega que queriamos hacer Silvia y yo una vez que esta hubiera acabado el proyecto. Pues bien: empezando porque alquilamos el coche a ultimisima hora (el jueves por la atarde) y lo hicimos para el sabado 1.30 horas antes de que saliera el ferry a Noruega. Tras hacer esto, y comprar el ferry de vuelta antes del de ida,vemos como es condicion en el de ida que estemos antes de 1 horade la hora de partida. Asi que nos encontramos el jueves a las tantas de la noche con un coche y dos ferries comprados sin poder compaginarlos. Enviamos un email de cancelacion para el coche. Al mismo dia a las 3 d e la maöana vimos que la habian cancelado, asi que hicimos la reserva de un nuevo coche para el mismo viernes para que asi tuvieramos tiempo de estar con antelacion en el ferry de ida de las 8.30 de la maöna. Tras creer que todo esaba bien y acostarnos tranquilos, al dia sigueitne vemos que teneos cancelada la primera reserva (por lo que no podemos modificar o posponer el ferry de ida), la segunda no se ha efectuado y tras recorrernos medio Aalborg con mucho calor y ver que no habia ningun coche disponible ya para nuestra edad (menos de 25 aöos), decidimos cancelar todos los ferries. Lo hicimos sin demsiado problema (por fin algo que iba bien). Asi que decidimos que hacer: ir a algun lado para terminar con un viaje interesante o quedarnos en aalborg. Lo de Aalborg podria ser una buena opcion ya que llegaban amigos de Jorge (que tras conocerlos eran buenos tios), pero teniamos el gusanillo de viajar. asi que decidimos echarnos la manta a la cabeza y comprar un interrail europeo para ir a Suecia: para esa misma noche!!!

 

Vuelta a casa corriendo para terminar de recoger el piso (ahora ocupado por Jorge y sus amigos), bajarme todas las maletas sudando y agotado de dia en el bus (ya que el miercoles de madrugada dormire en casa de silvia para llegar antes al aeropuerto), juego de volley con jorge y amigos, nacho , felix,  silvia y yo, y cena con silvia, felixy yo para despedirme de felix , duchazo rapido, ultimos retoques a la maleta macuto prestada por silvia y a las 00.10 a coger el tren hasta Estocolmo pasando porCopenhague. 11 horas de viaje. Una locura. Pero aquäi estamos, en el albergue reservado el dia de antes, agotados de patearnos Estocolmo y de no dormir demasiado en el tren de venida. La ciudad es impresionante. Pero como se ha desarrollado el dia y el resto del viaje ya hablare en un futuro post, ya que silvia lleva ya una hora durmiendo y yo tengo que descansar que maöana espera un dia durete.

Es mucho mas que probable que ese post ya sea desde Espaöa, ya que no tengo tiempo material para escribir en dinamarca. Por eso he de decir Dinamarca, encantado de haberte conocido, espero que nos volvamos a ver pronto, sigue tan fresca como siempre y disfruta de tus amigas escandinavas. Yo me llevo a Espaöa grandes amigos con los que he vivido grandes momentos. Pero aun queda por disfrutar de Suecia. Dejemos los ultimos mensajes para mi vuelta Espaöa.

 

1 abrazo y gracias por aguantarme con un teclado horrible y un ordenador insoportablemente lento y lleno de errores! ;D

I’m engineer!!

Señoras y señores… YA SOY INGENIERO!!! Aprobé el examen del proyecto, sacando un 7 danés (un 8 danés). Y lo buenos es que hemos aprobado los 3 el proyecto, así que genial!!! La presentación nos salió de puta madre, y luego el examen individual oral se dio más o menos bien. A mi me dijeron que me pensara las cosas siempre antes de contestarlas porque algunas contesté mal por precipitarme, y que podría haberlo hecho mejor (en plan padres me lo dijeron xD), pero en realidad dicen que tengo una buena nota!!! ;D Jorge a sacado un 10 (olé) y Pep un 4 (olé también).

Pues bien, ayer para celebrarlo nos montamos una barbacoa en la resi de Jorge y Ricard, pero inofensiva en cuanto a tema alcóholico. Y hoy, para rematar la faena, nos vamos el grupito de españoles con un coche alquilado a recorrer Dinamarca (por sus playas principalmente). Con el buen tiempo que hay por aquí la verdad es que hay ganas!!!

Os dejo que me pilla el toro: ya os contaré más despacio cómo se ha dado el viaje. SOY INGENIERO!!! ;P

The day before tomorrow

Sí señores: hoy es el día previo a la presentación de nuestro proyecto, con su examen oral incluido. Hoy ha sido el turno de Nacho y de Ricard, y han aprobado con un bonito 4. Hay que recordar que las notas aquí son las siguientes: -3,00,02,4,7,10,12; estando aprobado del 02 para adelante y suspenso con un -3 (no has hecho nada) o con un 0.0. La verdad es que la valoración está orientada hacia el aprobado de la gente, ya que con sólo dos notas se está supenso. Sin embargo, ya hemos visto por casos anteriores como el de Apa y el de Sandra que se puede suspender perfectamente. Aquí los erasmus no son tratados como alumnos privilegiados que les aprueban como en otras universidades (Creta, alguna de Italia y bastantes más). Aquí somos estudiantes como cualquier otro, ya que de hecho en Aalborg la mayoría de los estudiantes son internacionales.
El examen, como es natural, da un poco de respeto, ya que será mi primera defensa de un proyecto y además será totalmente en inglés. Sin embargo, no creo que tenga problemas para aprobar, porque considero que hemos trabajado bien. Permitirme que haga un repaso general a las etapas por las que ha pasado el proyecto.

A nuestra llegada Pep y yo nos topamos con que teníamos que ir a clases y además hacer un proyecto, cuando nosotros sólo veníamos aquí a hacer el proyecto. Tras comprobar que estábamos en el curso incorrecto (nos correspondía la tesis final), al final nos cambiaron a donde debíamos estar: haciendo el proyecto de fin de máster. Tras este cambio intentamos hacer un proyecto que nos atrajera, pudiendo elegir solamente a dos supervisores: Li y Hans. Los proyectos de Li nos atraían más, ya que de hecho los proyectos de Hans eran muy matemático y teórico. Sin embargo, tras hablar con Li y con la coordinadora, ésta nos dijo que Li no podía supervisar proyectos de tesis, así que nuestras opciones se acotaron a los proyectos de Hans.

Tras las primeras charlas con Hans, intentamos encaminar un posible proyecto usando DπF, un lenguaje de modelado de redes distribuidas, pero totalmente algebraico y teórico. Empezamos leyendo nuestra buena cantidad de documentos que semana tras semana Hans nos iba haciendo entrega. Íbamos intentado comprender el funcionamiento de DπF, elaborando ejemplos y preguntando dudas. A la segunda semana llegó Jorge, y ya intentamos dirigir un poco más nuestro proyecto a buen puerto: en primer lugar pensamos en la elaboración de una interfaz gráfica para diseñar redes que funcionase con DπF. Sin embargo, finalmente nos fijamos en las redes GRID para descubrir unos de sus problemas: que uno de los ordenadores personales que la forman sea apagado abruptamente, perdiéndose los datos de los procesos alojados en los mismos. Para solucionarlo nos centramos en el uso de un sistema de tipos aplicado a DπF que detectara dicha muerte prematura de localizaciones.

Y a partir de ese momento, tras dar muchos palos de ciego, hemos ido encaminando nuestro proyecto semana tras semana, meeting tras meeting. Así, hemos pasado de controlar las muertes prematuras de localizaciones, a controlar también las órdenes de asesinato (suena fuerte xD) desde una localización a otra. Por ejemplo, un ordenador personal no debería matar a un nodo central de la red GRID que está recibiendo datos. Así, se estaban controlando las migraciones dentro de nuestra red GRID definida usando DπF.

Finalmente, y trabajando de una manera bastante constante pero nada estresante, hemos obtenido un proyecto bastante chulo pese a las pocas esperanzas que teníamos: no nos gustaba un proyecto tan teórico y tan poco relacionado con nuestra formación. Sigue sin gustarnos demasiado, pero al menos hemos conseguido hacernos con su funcionamiento y sacar alguna conclusión importante.

Tras la entrega del proyecto el día 10 de Junio, la marcha de Pep una semana a hacer exámenes a España y un pequeño descanso de una semana para nosotros, recuperamos el proyecto para comprobar que lo habíamos presentado con algunos errores (más bien debidos a despistes que a otra cosa). Detectamos bastantes, por lo que en esos momentos se nos cayó un poco el mundo encima. Pasamos de pensar que teníamos un proyecto decente a pensar que íbamos a aprobar por los pelos o peor. Sin embargo, tras hablar con Hans nos permitió adjuntar una hoja de “Fe de erratas” que indicara los errores. Estos nos dejó más tranquilos, y aunque hayamos vuelto a detectar algún problema en el report, ya no nos preocupa demasiado ya que también entra dentro de lo normal. Sabemos dónde están, por lo que sabríamos argumentarlos en caso de que nos preguntaran por ellos.

Y aquí hemos llegado: al día anterior a mañana, el día pre-examen. También es el día pre-libertad definitiva: tras el examen hay planeada una barbacoa y, al día siguiente, un viaje de fin de semana alrededor de Dinamarca con un coche alquilado. Un pre-día en el que, sorprendentemente, hace 25 grados. HACE CALOR! Algo inaudito en Dinamarca en lo que llevábamos aquí. De hecho, es el día que más calor ha hecho hasta le fecha. Las previsiones es que este tiempo se mantenga, por lo que tendremos un viaje con sol, como debe ser.

Mañana os contaré el resultado que, francamente, espero no será malo.
Para los que estén interesados en el aspecto general de nuestro proyecto aquí os paso un link al report y a la presentación:

http://www.megaupload.com/?d=NAK12AZL

Y un link a la copia publicada en la biblioteca de Aalborg Universitet:

Report at AAU

Quick post

He de reconocerlo: hoy voy con prisa.
El día de hoy ha sido un día dedicado casi en su totalidad a preparar la defensa del poyecto del próximo jueves. He estado toda la mañana y luego parte de la tarde preparando la presentación, leyendo el report e intentando hojear algún trabajo relacionado. Al medio día visita al centro (esta vez con autobús) para comprar algún souvenir de Aalborg, que no veáis lo que ha costado encontrarlos. Una pequeña estantería en una librería perdida por el centro. Y menudos precios…

En fin, que voy a recoger la ropa de la secadora (sólo un español puede hacer una lavandería a estas horas) y a dormir, que mañana espera el sprint final antes de ser libre el jueves al medio día. Si a esto le sumamos que esta noche me ha dado por pensar en mi futuro, la necesidad de dormir se acentúa.

Lo dicho, os dejo. Pienso en los días que quedan hasta mi partida y creo que tengo tanto ajetreo en los mismos que no sé cuando podré escribir en el blog… a ver si hay suerte y voy encontrando huecos! ;D

Sandra’s goodbye

Si ayer le tocó a Luis, hoy le ha tocado despedida a Sandra. Pero vayamos por partes: el día comenzó tras levantarme a la hora estandar (sobre las 10 de la mañana). Después de mi desayuno y después de echar un pequeño vistazo al proyecto, ducha y para la uni a aclarar algunos temas. Básicamente fuimos a la oficina de relaciones internacionales a que nos firmaran algunos papeles relacionados con la beca erasmus. Tras discutir un buen rato sobre la diferencia entre la beca que nos dan de 6 meses que en realidad son 5 efectivos en Dinamarca, la coordinadora se salió con la suya y puso las fechas de 5 meses como está obligada. Intentamos convencerle por todos los medios para que ampliara un poco las fechas, pero los daneses hacen las cosas bien. Incluso tomó nota de nuestra uni para hablar con la coordinadora para que en el futuro se intente solucionar. Esperemos que no tengamos ningún problema de devolución de tener que devolver dinero de nuestra beca como sí tuvo una amiga de Jorge…

Dando una vuelta por la rebajas danesas

Dando una vuelta por la rebajas danesas

Pues bien, antes de ir a la ORI a  solucionar esos asuntos, y justo cuando nos dirigíamos a la universidad con la bici, nos dimos un hostiazo en cadena Jorge, Pep y yo. En primer lugar Jorge paró para decir que dónde íbamos, yo conseguí parar justo a tiempo pero Pep se dió el hostión del siglo contra mí. Menos mal que sólo tenemos el dolorcete del golpe y no nos pasó nada, porque la hostia fue considerable xD. La culpa del despiste de Pep (y el general)? Una rubia! ^^.  Si es que las carga el diablo!!!

Pues bien, tras el susto nos vimos con Ricard, Nacho y Apa. Allí Apa nos dijo que había suspendido su examen de proyecto. A ver si consigue recuperarlo en agosto. Tras llamar varias veces a ver si nos veíamos con Sandra antes de irse e ir a la oficina de relaciones internacionales, me fui hacia el centro donde había quedado con Tania para ir al médico. Primero fuimos al mío para que terminara de quitarme el tapón de cera del oído. Ahora oigo menos por ese oído, pero esperemos que mañana mejore y que sólo sea por el agua o la presión que usó para quitar el tapón.

Sandra firmando mi bandera

Sandra firmando mi bandera

Después nos fuimos a que a Tania le quitasen su escayola del brazo, fruto de un hostiazo con la bici dos semanas atrás. Tras quitársela tenía el brazo dolorido y con algunos movimientos le sigue doliendo, pero según el médico en un mes debería estar bien. Esperemos que sea así!

Pues bien: tras todo esto nos dirigimos a casa de Sandra a ver cómo se le había dado el examen y a despedirnos. En el examen le suspendieron, por eso no daba señales de vida por la mañana. También tendrá que volver en Agosto a recuperar. Seguro que en ese momento no tiene problemas!!

Foto de despedida con Sandra

Foto de despedida con Sandra

Y aquí empieza el día de la mala suerte de Sandra: empezó con el examen, siguió cuando el cajero de Danske Bank se tragó su única tarjeta de crédito (con su vuelta a casa mañana temprano). Hablamos con los del banco a ver si podían darle la tarjeta como excepción, que tras intentar que desde su banco de España les enviaran una autorización (el banco ya estaba cerrado), conseguimos nuestro cometido. Después comimos en el McDonalds y al ir a pasar al Fotex (el super que más me gusta) le sonó el bolso a Sandra al pasar. Tras vaciarlo, el origen suponemos que venía de una de esas alarmas que viene en el forro de las cosas al comprarlas: la alarma decidió activarse después de un año desde que se lo había comprado. Todo lo pasa a ella. Pero por lo visto el día no terminó ahí, ya que según me estaba contando Yani hace nada había perdido las llaves de casa. Menos mal que al final sólo estaban estraviadas y al final las encontró.  Lo que no le pase a esta chica…

Despedida de Sandra

Despedida de Sandra

Pues bien: otra triste despedida, nos firmó las banderas a Jorge y a mi, nos hicimos alguna foto y nos dijimos adios. Otro adios.

El resto de la tarde nos juntamos un rato para juntar las diapositivas del proyecto de cada uno y echarles un vistazo. Después cenita, quedada en el messenger para comprar los coches y hostels para el viaje del finde que viene y despues… aquí estoy. En estos mismos momentos se está emitiendo el Españoles Por el Mundo desde Dinamarca. A ver que enseñan de Aalborg…

Luis’ goodbay

Tras la marcha de algunos como Felipe, Borja y demás, hoy ha tocado decir el último adios a Luis. Suena demasiado exagerado y, de hecho, lo es. Deberíamos hablar de un hasta pronto: hasta la próxima quedada que hagamos. No deberíamos perder el contacto. Uno de los destinos establecidos a medio plazo son las fiestas de El Pilar en Zaragoza para octubre: allí intentaremos estar como velas! ;D

Luis firmando mi bandera

Luis firmando mi bandera

Estoy viendo que va a ser muy difícil mi promesa de mantener el blog actualizado a diario, porque en los días que me quedan no voy a parar quieto. De hecho, hoy ha sido un día de bastante movimiento (más bien esta tarde). Hemos estado despidiendo a Luis en su casa, nos ha estado firmando la bandera danesa a Jorge y a mi (un pequeño recuerdo que nos llevamos) y hemos estado un rato recordando paridas del erasmus. Después nos hemos ido a la common de Jorge a terminar de ver el partido de la copa confederaciones entre Brasil e Italia. Finalmente hemos estado cenando y planeando algunos detalles para nuestro viaje de despedida alrededor de Dinamarca que haremos el finde que viene. Tiene muy buena pinta. Dinamarca tiene pinta de no ser demasiado bonita para visitar, pero nosotros intentaremos buscarle el encanto en alguna de sus playas, en alguno de sus castillos o en alguno de sus múltiples puentes que inundan sus islas.

Foto de despedida con Luis

Foto de despedida con Luis

Sin más os dejo por hoy, que tengo que ponerme una gotas para los oídos. Mañana tengo cita con el doctor: tengo tapones en lo oídos. De hecho hace unos días oía muy poco, los oídos me zumbaban e incluso me dolían. Ya fui la semana pasada y me quitaron el tapón de un oído y parte del otro oído. Mañana tienen que rematar la fanea.

Mañana espera un día de despedidas (Sandra), doctores (Tania son su fisura en el codo y el mío), turismo (visita a la oficina turismo para planear nuestro viaje) y, si queda tiempo, algo de proyecto. Ya se sabe: lo importante es lo primero. ;D

It’s the last dance

Sí señores, el último baile. Esto se está acabao y, ahora sí, irremediablemente. Ya hemos vivido las primeras despedidas y ahora parece que el sol quiere dejarse ver. Hemos estado bastantes días de tiempo fresco y lluvia incesante. Uno ve las temperaturas superiores a 30 grados de España y se queda un poco alucinado de cómo es posible que aquí en Aalborg estemos a mitad de temperatura. “Qué suerte tenéis!” me dicen desde España, pero la verdad es que necesitamos una buena bofetada de calor (aunque a la larga acabemos queriendo volver a nuestra fresca Dinamarca).

Lo dicho: parece que ahora el tiempo quiere arreglarse para poner el broche final a este magnífico Erasmus. Pero no adelantemos acontecimientos, ya que todavía esto no ha acabado. Aun con los momento agridulces que vivimos al ver a la gente marchar, seguimos disfrutrando de lo último que nos ofrece Dinamarca.

He estado más de dos semanas sin escribir nada en el blog, más que nada porque creía que lo que había pasado en ellas no tenía demsiada importancia. Sin embargo, y revisando el blog de Jorge, veo que hemos hecho 1000 pequeñas cosas que son las que han hecho grande este Erasmus. No todo consiste en grandes viajes y grandes aventuras, sino que nuestro día a día es mucho más importante. Por ello, y con ayuda de Jorge intentaré buscar en el baúl de los recuerdos lo que hemos hecho en estas dos semanas.

Y ahora voy a lanzar una afirmación de la que no se si podré responsabilizarme: desde aquí hasta mi partida de Aalborg el 8 de Julio intentaré mantener el blog totalmente activo. A ser posible intentaré tener una entrada diaria, contando no sólo los últimos momentos que vamos viviendo, sino también mis impresiones sobre el Erasmus y Dinamarca en general. Puede que se me haya calentado la boca, pero no hay que olvidar el objetivo con el que escribo en este blog: dejar escrita mi experiencia Erasmus para que el tiempo no me haga olvidar ningún pequeño detalle. Francamente no creo que así sea, porque esta experiencia está siendo inolvidable.

From Ibiza to… AALBORG CARNIVAL!!

[ACTUALIZACIÓN AL FINAL]

Aquí me hallo de nuevo dispuesto a seguir relatándoros mis últimas desventuras por Aalborg. Y digo últimas, porque ya vamos viendo las orejas al lobo. Hay que reconocerlo, nos queda poco más de uno mes en Aalborg. Unos antes y otros después, pero casi todos estaremos en casa para mediado de Julio. Y la verdad es que, al menos para mi, pensar en esto me ha afectado bastante el ánimo. Para más inri, los carnavales fueron brutales, por lo que la sensación de que han sido uno de los grandes acontecimientos finales pesa mucho. Sin embargo, vayamos por partes, y no empecemos por el final.

“From Ibiza”. Sí, a Ibiza que nos fuimos hace un par de fines de semana. En sentido metafórico claro, porque era una fiesta tematizada sobre dicho tema. Había que ir de blanco o con motivos ibicencos, vaya. Así que allí que me planté con los pantalones blancos junto a la demás tropa española para llevarnos una curiosa sorpresa. La fiesta fue en Ostre Allé, por lo que por fin descubrí el lugar donde se grabó un famoso video que ronda por Youtube que muestra el catastrófico estado del lugar. La verdad es que deja bastante que desear. La resi no tiene todas sus zonas accesibles a los estudiantes, y de los pisos que la forman en sólo uno hay viviendo estudiantes. De cualquier manera, la fiesta prometía. Había buen ambiente y la música no era mala.

Haciendo el tunante en la fiesta

Haciendo el tunante en la fiesta

Sin embargo, y aquí viene lo interesante de la noche, la policía danesa hizo su acto de aparición. La verdad es que nos quedamos un poco a cuadros, ya que además traían consigo una cámara de televisión. Fueron a hablar con el DJ y con el camarero del bar a buscar explicaciones, ya que por lo visto la fiesta se organizó en una de las zonas de acceso prohibido de la resi. Así que un buen grupo de policías, yo creo que más de 10, nos obligaron a abandonar la residencia. Todo bastante normal la verdad. Pero la cosa no acaba ahí, ya que hay que contar con la cámara de televisión que andaba pululando y grabando todo lo que pasaba. Al día siguiente salimos en las noticias, y lo plantearon como que habíamos roto un cerrojo y oKupado el lugar para la celebración de la fiesta. Ejem, en realidad fue algo así pero dicho con palabras un poco más contundentes. El video en cuestión es el siguiente, en el cual me aseguran que salgo pero yo no me encuentro por ningún lado. A ver si me encontráis!! 😀

Pues bien, después de que la fiesta se chafara más pronto que tarde, mucha gente decidió irse a la cama. Pero los más valientes y yo, que soy semi-valiente, nos bajamos a terminar la noche a la street,  ya que se nos había quedado un poco coja la noche. Y bien que hicimos, porque recuerdo habermelo pasado bastante bien. No hubo demasiada novedad, salvo un tío que rondaba al grupo tanto al género femenino como al masculino. Una noche más, en la que desvariamos como habitualmente. La vuelta a casa también fue interesante: a las 5 de la mañana con un sol de 1 de la tarde. Sí señores. Súmale una bici a la operación y veréis como no os salen las cuentas. En fin, volver a casa de fiesta,  a las tantas de la madrugada, pedaleando bajo un sol de justicia debería estar contemplado como un eficaz método de castigo.

Minutos antes de que la Politi nos echara una visita

Minutos antes de que la Politi nos echara una visita

Destacar que antes de ir a la fiesta visitamos Bel Air. Sí señores, quien nos iba a decir que el famoso barrio de la serie se iba a encontrar en pleno Aalborg! ;D

Visita turística a Bel Air

Visita turística a Bel Air

En cuanto al resto de la semana recuerdo que el miércoles anterior hicimos una muy buena cena común en la common de Sandra, en la que cada uno puso su granito de arena (yo unos rollitos de salmón y queso de untar, y de jamón y queso). El sábado nos apeteció hacer el ridículo un poco, y Soraya hizo lo posible por ayudarnos. Vimos Eurovisión y nuestro penúltimo puesto en la common de Jorge. No quiero decir que Soraya hiciera el ridículo, ya que no lo hizo nada mál, sino que Europa nos hizo hacer el ridículo. Vamos, que me lío. Al caso: estuvimos viendo el programa y echando un Unno y un Jungle Speed (I LOVE THIS GAME).  Este año hemos sigo privilegiados: hemos podido votar a España en Eurovisión. Además, aquí el coste de este tipo de mensajes no es ni de 20 céntimos, cuando en España supongo que serán como esos para sacarnos los cuartos, a más de 1 euro.

Pues bien, comienza la nueva semana: semana relajado en su inicio y agitada en su fin. SEMANA DE CARNAVAL. Durante toda la semana todo el mundo ha estado trabajando en su proyecto, y nosotros no íbamos a ser menos. Aunque vayamos bien, hay que terminarlo. Entre sesión y sesión de LaTeX, visita al facebook para discutir cuál iba a ser nuestro disfraz en carnaval. Se barajaron varias opciones, siendo las más votadas las de iniciativa Dharma (de Lost), hawaianos y San Fermín, junto con otras ideas originales como la de Pep de disfrazarnos con pijama y una bolsa de basula, en plan hemos bajado a tirar la basura, hemos visto la fiesta y nos hemos apuntado. Finalmente triunfó la de San Fermín, que aunque quizá no todos los daneses lo conocieran, era producto “made in Spain” y podía dar mucho juego. Así que compramos ropa blanca (unos piratas y una camiseta de manga corta) y tela roja para hacernos los pañuelos y los fajines. Yo además me compré unas zapatillas de esas de esparto de color rojo, las cuales ahora mismo están en la basura dado su estado. Para completar el disfraz nos curramos un toro usando un carro de la compra, con su cabeza y sus atributos sexuales. Su nombre era Drenthe, así que os lo podéis imaginar. Fue un puntazo coger el carro y que lo primero que le hiciéramos fueran los cojones. XD

El mejor toro de Aalborg

El mejor toro de Aalborg

Y el más dotado

Y el más dotado

Durante toda la semana también estuve en contacto con uno de los reporteros de “Españoles por el Mundo” que iban a venir a grabar el carnaval de Aalborg, habiendo estado el fin de semana anterior ya en Copenhague. Pues bien, me comentaron que querían grabar conmigo y tal. También me dijeron que les interesaría también alguien que hubiera vivido ya el carnaval. Así que les presenté al dueño de un bar español y a un peluquero que ya llevaban más años por Aalborg. El viernes nos vimos durante la batalla de bandas (que ya os contaré) y quedamos en hablar el sábado (día grande cuando todo el mundo se disfraza) para que nos grabaran vestidos de San Fermín. Sin embargo, el caos del sábado fue tal que fue imposible ni pensar en encontrarnos, así que nos hemos quedado a las puertas de salir en la tele. ;D

De San Fermín con nuestro colega Drenthe y muchos enchufaos

De San Fermín con nuestro colega Drenthe y muchos enchufaos

Lo que iba diciendo: durante el viernes por la mañana hicimos las últimas compras de la ropa y preparamos al torito. Por la tarde nos fuimos a la batalla de bandas que os he comentado, la cual se celebra tras un desfile por las calles de Aalborg. Dichas bandas son grupos prodecentes de distintas partes del mundo. Cada una de ellas bailaba un estilo de música, temas de tu país o incluso ritmos carnavaleros brasileños. Todo lo hacían para intentar conseguir ser los ganadores del carnaval de este año. Así que tras el desfile por las calles, cada uno de los grupos hacía una actuación en un escenario donde al día siguiente se celebrarían los conciertos del carnaval. Fue curioso de ver. Un video resumen de los grupos participantes que he encontrado por internet:

Pero lo gordo se esperaba el sábado: desde las 10.30 de la mañana que quedamos hasta las 3.30 de la mañana que me planté en casa, sin parar ni un minuto. Bien entrada la mañana ya comenzamos fuerte haciendo el tunante con un capote y las bicis y coches que pasaban por las calles camino al punto de partida del desfile. Nacho se salió! Al llegar al desfilo flipamos con la cantidad de gente que había disfrazada dispuesta a desfilar. Miles de personas!! Impresionante. Era bastante complicado encontrar a una danesa recatada. De verdad que todo el mundo estaba desenfrenado: se nota que liberan lo que el resto del año tienen bien reprimido.

Posando justo antes de comenzar el desfile

Posando justo antes de comenzar el desfile

Pues bien, tras andar un poco con el desfile cantando las correspondientes “1 de enero, 2 de febrero…” y “Alcohol, alcohol…” (que por cierto, todo el mundo se sabe la canción) me perdí por primera vez con Felix, un chaval español. Así estuvimos buena parte del recorrido, sin parar de llamar a la gente por teléfono (sin que se enteraran con el escándalo) hasta conseguir quedarnos sin saldo. No fue hasta la misma Osteragade en el centro cuando nos encontramos. Una vez allí, y tras parar en un bar para ir al baño, volvimos a desperdigarnos, por lo que acabamos divididos en distintos grupos. A ese momento de la mañana yo iba con Jorge exclusivamente y con una argentina en estado bastante ebrio. “Viva España” era lo menos que decía, poniendo a parir a Argentina. En fin… que os voy a decir de los daneses. En esos momentos la mitad estaban tirados por el suelo, ya que no se llevan demsiado bien con las bebidas de alta graduación. El otro cuarto de la gente meando donde pillaba y el resto intentando no caer en un suelo lleno de las cosas más indefinibles posibles ni al fiordo, ya que pasamos al lado del mismo. De hecho, había personal en lanchas vigilando que nadie cayera al río y si así fuera ayudarlo.  Mientras nosotros disfrutamos del descontrol de la gente y de la música de los camiones y carrozas desperdigadas a lo largo del desfile. En fin, una auténtica locura!!

Recuperándonos en el patio de Yani

Recuperándonos en el patio de Yani

Pues bien, trar conseguir reagruparnos de aquella manera, hacer un stop al final del desfile en casa de Yani y comernos un perrito para reponer fuerzas, pasamos al parque donde eran los conciertos. Allí el descontrol seguía existiendo. Lo tenían bastante bien montado: había un escenario principal donde eran los conciertos propiamente dichos (no me preguntéis de quién, ni idea) y luego habia muchos otros escenarios y carpas con distintos tipos de música: más latina, más house, más dance. Muy, muy bien montado. Y para que veáis lo que fue el carnaval y lo que fueron los conciertos, aquí os dejo un video que hemos encontrado esta tarde por youtube. Describe perfectamente lo que fue el carnaval, aunque es difícil imaginárselo sin estar viviéndolo:

Dentro del parque de los conciertos varias cosas que contar: en primer lugar que conseguimos pasar varias botellas de strangis (yo una a modo de barriga) ya que no dejaban pasar alcohol de fuera,  aunque a Sandra le pillaron y tuvo que dejarlas en casa. Por otro lado, un español que nos visitó de Horsens (por cierto, majísimos) se calló de un dado gigante (como lo oís) y tuvo un pequeño percance, por lo que tuvo que ir al hospital. Al final sólo fue un susto.

Encierro a su paso por la puerta de la Kennedy Station

Encierro a su paso por la puerta de la Kennedy Station

Destacar que durante todo el día nos hizo un sol de justicia, contra todo pronóstico ya que el resto de la semana había estado lloviendo. Y sufrimos sus consecuencias, ya que acabamos todos (TODOS) como gambas, totalmente quemados. Además, como utilizamos un rotulador para firmarnos las camisetas y el cuerpo, los que hicieron esto último al día siguiente los nombres se les quedaron marcados. De hecho, mi nombre aún permanece en el “busto” (;D) de Silvia! xD

Pasamos el resto del día de carpa en carpa, cerrando cada una de ellas. Yani tuvo un pequeño percance, ya que se dió un golpe bastante estúpido. A partir de ese momento cambió un poco el chip, y le dio la bajona. Lo bueno: fue ya bastante avanzada la tarde, por lo que tampoco se perdió tanto.

Nacho intentando torear a los coches

Nacho intentando torear a los coches

Terminamos el día del carnaval yendo a cenar algo al McDonalds y haciendo una visita rápida a la street para comprobar que estaba totalmente abarrotada. Jorge y yo decidimos que era hora de volver a casa tras un día intenso. Así que nos despedimos de los que se quedaron un rato por la street y nos fuimos a coger el autobús rumbo… al viaje más horrible en bus de mi vida!! xD. No sé cual cogimos pero si normalmente tardamos 20 minutos como mucho en llegar a casa, este tardó 1 hora y 20 minutos. Nos recorrimos todos los pueblos que rodean Aalborg hasta llegar a nuestra casita. Horrible. Para más inri a mitad del camino se me puso mal cuerpo e hice todo lo posible para no vomitar, aunque cada asiento tenía su bolsita ya preparada. Estos daneses son de un previsor…  Un chaval de al lado no consiguió aguantar e hizo de las suyas. En fin, un viaje intenso.
Pero al final llegamos.

Así acabó la ropa tras el carnaval

Así acabó la ropa tras el carnaval

Y llegamos a casa después de haber vivido uno de los mejores días aquí en Aalborg. En carnavales todo el mundo ha desfasado y, la verdad, lo he pasado como un enano. Ójala podamos repetir otro año! Sin embargo, la bajona me visitó el domingo cuando, volviendo a lo que comentaba al principio, la fiesta pasó y la realidad me golpeó: esto se acaba. Pero no hay que ser agonías, todavía nos queda mucho por dar y, por supuesto, mucho por contar en el blog. Permaneced atentos.

[ACTUALIZACIÓN]

Actualizo la entrada porque el reportero de “Españoles por el Mundo” me ha enviado este correo contándome lo que pasó en el carnaval. Una lástima que al final las cosas no salieran bien, porque habría sido un puntazo:

————————————————————————————————–

Hola Raúl,

qué tal? recuperado ya de la fiesta?

Al final no os pude encontrar el día del carnaval. Se me olvidaron en el hotel los números de los españoles con los que había hablado allí (entre ellos el tuyo). Confiaba en que os encontraría por allí o en el parque. Os estuve buscando por el parque entre la 1 y las 2 más o menos pero no os vi. Crucé los dedos para que me dieras un toque tú, pero no hubo suerte. Me dio pena no cruzarme con vosotros porque hubiera quedado chulo ver por allí a unos españoles vestidos de san fermín. Te di un toque al día siguiente pero no me hice contigo. Quería de todas formas darte las gracias por toda tu colaboración. Me vino genial tu gestión para localizar a Jesús, el peluquero. Gracias. Te debo una.

Espero que os vaya muy bien por aquellas tierras.
Mucha suerte y un saludo,
Luis.

————————————————————————————————–

Næste station: Berlín

Época de lluvias en tierras danesas. Semana de previsiones meteorológicas adversas, con temperaturas que raramente superan los 14 grados y tormentas que hacen que el ambiente esté un poco decaído. También época turbulenta en cuanto a los ánimos de la gente: se aproxima la fecha límite para la entrega de los proyectos (principios de Junio) por lo que todo el mundo está más ocupado que de costumbre, las fiestas tienen menos afluencia y el facebook se llena de mensajes que hacen referencia al, por norma general, mejorable estado de los proyectos.  Para nosotros también es época de trabajar en el proyecto,  sin embargo nosotros lo llevamos algo mejor. Seguimos trabajando el él pero ya tenemos en mente el final del mismo, por lo que no tenemos un estrés tan acusado. También nos tocará sufrir cuando se acabe el plazo, pero siempre para perfeccionar lo que ya tenemos.

Como ya os conté en la anterior entrada, hace dos fines de semana hicimos un viaje a Berlín, a conocer la capital de Alemania. La ciudad y, por lo general, toda Alemania nunca me había traído demasiado. Sin embargo, mucha gente me había hablado del ambiente alternativo que inundaba Berlín, lo que hacía que mi curiosidad fuera en aumento. Por este motivo en cuanto se propuso el viaje me apunté sin pensarlo.

La salida fue bastante perjudicada: por varios problemas con el coche salimos con más de 2 horas de retraso sobre el plan previsto, por lo que llegamos a Berlín a las 10 y media de la noche aproximadamente. De hecho, fue en esas 2 horas cuando aproveché para escribir la anterior entrada. El viaje, francamente, no se podría definir como corto. No se hizo demasiado largo por las paradas que íbamos haciendo cada hora y media o dos horas, y por las charlas que tuvimos dentro de los coches. Hay que decir que es totalmente cierta la fama que tienen los alemanes en cuanto a la velocidad. Hay varias zonas en sus autopistas donde no existen límites de velocidad, por lo que los alemanes aprovechan en dichos tramos para acelerar bien a fondo. De hecho, yendo a más de 140 por el carríl derecho conseguí que un coche me diera las largas. Ver para creer. Eso sí, en las zonas de velocidad restringida más valía seguir las normas, que los Alemanes en ese sentido sí que son muy estrictos. De hecho, vimos unos controles de seguridad bastante curiosos que controlaban el tiempo de pasada del vehículo por dos posiciones alejadas, y calculaba el tiempo que había costado el ir de un punto a otro. Así, podía saber la velocidad media de conducción y hacer la oportuna foto de denuncia. Un método bastante más eficiente que el de los radares fijos de España…

Viaje en coche

Viaje en coche

A lo que vamos, llegada a Berlín. Nos encontramos con una ciudad bastante tranquila, incluso en el centro, por lo que tras confundirnos un poco, conseguimos llegar al hostal sin demasiados problemas (City Hostel). Estaba muy bien situado, cerca de la puerta de Brandemburgo, de Checkpoint Charlie y de Potsdamer Platz. Vamos, bien situado en el centro. Nos repatimos en las dos habitaciones de 4 camas que teníamos, e intentamos encontrar algún sitio abierto donde cenar. Aunque muchos estaban cerrados (más bien por estar movíendonos en la zona financiera de la ciudad) cenamos en un mexicano unas fajitas, unos burritos y unas cervezas. Todo abundante, bueno y no demasiado caro. Después descubriríamos como las cocinas cierran mucho más tarde que en Dinamarca, llegando a cerrar a las 2 de la mañana (como era el caso del restaurante al que fuimos). Nos dimos una vuelta por la zona, vimos los primeros resquicios del muro de Berlín en una zona totalmente reformada como Potsdamer Platz, y vimos la magnífica cúpula situada en dicha plaza. Lástima que llegáramos cuando había apagado las luces, porque con el tono azul todo se habría visto más impresionante. Uno de mis sitios favoritos de Berlín. Tras esto, nos fuimos a dormir, que nos esperaba un día intenso.

Trozo de muro de Berlín en Potsdamer Platz

Trozo de muro de Berlín en Potsdamer Platz

Y así fue: intenso. Nos levantamos e hicimos buena cuenta del desayuno buffet. Intentamos escaparnos de pagar por él, pero un poseso camarero turco no paraba de pasarse por las mesas pidiéndole el ticket a la gente, así que nos pilló. Eran 4 euros de nada, pero estarían mejor en nuestros bolsillos XD. En fin, que con el estómago lleno nos dirigimos hacia la puerta de Brandemburgo, donde nos uniríamos a unos tours en español por la ciudad donde teníamos que ganar la voluntad. Muy buenos, los recomiendo. Antes de empezar el tour nos encontramos a los Blue Boys en la Paritzer Platz. Estaban haciendo sus famosos movimientos raros y cortando una tarta gigante, dándole trozos a todo el mundo. Destacar que se acercaron a ofrecerles tarta a unos policías, haciendo que todos los medios de comunicación saltaran como locos a grabarlo. Creo que estaban haciendo publicidad de algún nuevo espectáculo.

Blue man posando para mi

Blue man posando para mi

Por si hay alguien que no los conoce, aquí dejo uno de sus espectáculos más famosos:

Pues bien, nos tocó como guía a una chica argentina muy maja que se llamaba Eli. Lo bueno del tour es que nos explicó en pocos minutos un resumen de la historia de Alemania y de Berlín en concreto. Nos dejó todo muy claro. Un 10. Después de la explicación nos fue explicando lo más importante de la parte soviética (la del este del muro de Berlín). Cruzamos la puerta de Brandemburgo, explicándonos que la cuádriga que la preside se la llevó Napoleón viéndose obligado a devolverla. Vimos de lejos el parlamento reciéntemente reformado con una cúpula de cristal muy moderna. Fuimos al monumento a los judíos fallecidos, que fráncamente impresiona. Pasaron muchos años hasta que se decidió que hacer para conmemorar las muertes de tantos judíos durante el holocausto. Al final se decidió realizar este momumento que parecen tumbas de diversas dimensiones e inclinaciones, pero que el autor declara no ser tumbas. Lo deja a la opinión del que lo visita. El monumento tiene polémica, ya que las piedras están impregnadas de un líquido antigraffitis, cuyo fabricante es el mismo que suministrama el gas de las cámaras de gas usadas en los campos de concrentración. Eso demuestra que los alemanes quieren pasar página. Al lado del monumento se encuentra, bajo tierra, el bunker donde murió Hitler. Después nos dirigimos al edificio donde estaba el gobierno nazi (actualmente ministerio de finanzas). En el mismo había un mural realizado por la fuerzas soviéticas mostrando la felicidad de sus habitantes (junto a una foto real de las mismas dimensiones que muestra justo todo lo contrario).  Después continuamos para llegar a la cara oeste del muro de Berlín. Estaba en unas condiciones mejorables, fruto de la gente que intenta llevarse un souvernir del muro (destacar que en las tiendas hay supuestas piedras del muro que casi seguro serán falsas). Acabamos la primera etapa del tour viendo el Checkpoint Charlie, al cual los berlineses denominan Disney World con mucha razón. No es más que una caseta de pega (que no es la que existió en la época), con un soldado de pega, aceptando fotos y sellando pasaportes (como souvenir)  sólo por dinero.  Antiguamente era el puesto donde los americanos vigilaban el muro.

Dos cosas curiosas: la primera es que descubrimos que el muro no recorría la ciudad de norte a sur, sino que cercaba el centro de la ciudad de las peliferias, estando los aliados situados en el centro. De hecho, los soviéticos intentaron cortar los suministros de los aliados, pero éstos realizaron un puente aereo con comida y productos básicos sin precedentes en la historia con un avión aterrizando cada pocos minutos.  Por otro lado, la guía nos contó una historia cuanto menos curiosa: una pareja (él de la zona aliada y ella de la soviética) estaban situados cada uno en su parte de la ciudad cuando se levantó el muro (el cual fue levantado por los soviéticos para evitar la huida de su pueblo), por lo que dejaron de verse. Pasaron los años y el hombre se casó con una mujer de la zona aliada. Pasó un cierto tiempo cuando el hombre propuso ir a visitar la zona soviética, que hacía mucho que no la visitaban. Tras cruzarla, el hombre argumentó que había olvidado la cartera en casa, que esperar un segundo que enseguida volvía. Tras varias horas sin saber noticia, la mujer decidió volver a la parte occidental del muro. Al llegar a la zona del Checkpoint Charlie le solicitaron su pasaporte. Ella se dio cuenta de que no lo tenía. Intentó explicarles la situación a los soldados, los cuales no la creyeron ni por un minuto. Sin embargo, dando los datos de su marido consiguieron descrubrir la verdad: él había conseguido encontrar una mujer occidental de asombroso parecido a la de su anterior pareja, le había robado el pasaporte y había ido a buscarla a la zona soviética, atravesando así la frontera hacia la parte occidental. Una buena faena para la segunda mujer. Sin embargo, según contó la guía al cabo del tiempo pillaron al hombre, así que la jugada le salió rana.  Qué os parece? ;D

Pues bien, tras recuperar fuezas (con un bocadillo preparado en el desayuno) seguimos la visita por Berlín, pasando a visitar varias plazas curiosas. En primer lugar la Gendarmenplatz, donde hay dos iglesias gemelas (una construida para los franceses y otra para los alemanes)Pantalla comp y un edificio de conciertos en el centro. En el centro de la plaza una fuente con las musas de las artes y un ser oculto que aparenta ser un hombre. Después de que la guía nos hiciera la típica foto saltando en el aire, continuamos nuestro camino hacia Bebelplatz. En dicha plaza está la universidad Humboldt, de donde han salido muchos premios nóbel incluido Einstein, la ópera de la parte soviética (donde Hitler iba a escuchar ópera) y una iglesia católica con forma de tetera invertida (por culpa del rey, no muy afín a los católicos). Destacar un monumento en  el centro de la plaza indicando la gran quema de libros realizada por los nazis contra documentos contrarios a sus ideas, el cual consiste en estanterías vacías situadas bajo tierra viéndose a través de una ventana situada en el suelo. En dichas estanterías caben exáctamente el número de libros quemados.

Saltando en Gendarmenplatz

Saltando en Gendarmenplatz

Tras esta plaza nos dirigimos al monumento dedicado a los caídos de todas las guerras, con una mujer sosteníendo a su hijo muerto. Destacar que está situada en un edificio cerrado salvo por un agujero situado sobre la estatua, afectándole todas las condiciones meteorológicas, simbolizando el sufrimiento de la madre. Muy curiosa. Cruzamos el río que forma una isla en su interior, la cual es denominada Isla de los Museos. Ahí están situados multitud de ellos (en uno de los mismos está el busto de Nefertiti) y la catedral protestante de la ciudad (Berliner Dom), la cual fue otro de mis edificios preferidos. Es majestuosa. Allí terminamos la visita sentados en el cesped, celebrando la salida del sol (ya que durante toda la mañana estuvimos mojándonos), mientras la guía nos contaba cómo fue la caída del muro de Berlín, debiéndose todo a un error en una conferencia. De hecho, si el muro cayó en 1989, hay que decir que los soviéticos tenían pensado añadir nuevas medidas de seguridad, como sensores automáticos. Pensar que todo pasó hace tan pocos años…

Disfrutando del sol con la catedral de fondo

Disfrutando del sol con la catedral de fondo

Tras despedirnos de la guía y descansar en el césped, nos dirigimos hacia Alexanderplatz, donde está situado el famoso pirulí que define el skyline de Berlín, y que fue torre de comunicaciones soviética.  Desde ahí se censuraba la televisión y se espiaba a sus ciudadanos. Tras dar una vuelta por la zona (bastante chula, con mucha vida y una fuente que me gustó mucho) y comernos un helado, nos encontramos con un amigo de Jorge que nos sirvió de guía para el resto del día. Nos llevó por un barrio con muchos restaurantes y donde trabajaban las, según decían, más atractivas putas del mundo. En ese momento aún no estaban trabajando, pero el último día sólo vimos una y en verdad la fama que tenían era cierta. Seguimos hacia la casa ocupa, la cual estaba llena de graffitis, desorden y galerías de arte (alguna bastante buena). Un sitio bastante curioso, que obtiene subvenciones del estado y que es un nido de nuevos artistas.

Tendríais que haber visto los baños...

Tendríais que haber visto los baños...

Seguimos bordeando el río, viendo edificios modernos y tuberías de distintos colores (que según me enteré luego estaban ahí para drenar los terrenos cenagosos sobre los que está situado Berlín cuando se construye un edificio) hasta llegar al edificio del parlamento con intención de ver la cúpula de cristal, de acceso gratuito. Por supuesto, cola enorme, así que decidimos dejarlo para otra visita a Berlín ;D. Nos dirigimos hacia el hostal no sin antes despedirnos de nuestro magnífico guía (quedando para el día siguiente) e ir a comprar al centro comercial situado bajo la Potsdamerplatz, no sin antes estar sentados en medio de la misma jugando a “El pueblo duerme”. Un show. Otra sorpresa: el centro comercial era enorme. Yo al menos no me lo esperaba. Cenamos algo en un japonés sin demsiado éxito (todo picaba bastante). A la hora de salir vimos que estaba cayendo la tormenta del siglo, así que intentamos hacer tiempo, pero al final decidimos salir camino al hostel que no estaba tan lejos. Lo hicimos cuando parecía que llovía menos. Aún así llegamos mojados.

Cayó la de San Quintín (Potsdamer Platz)

Cayó la de San Quintín (Potsdamer Platz)

Ni yo ni nadie daba un duro por nosotros: mojados, cansados y con pocas ganas de fiesta. Pero había que salir a disfrutar de la famosa noche berlinesa. Nos duchamos, cogimos el metro (ya no llovía)  y hacia la zona de discotecas que nos dirigimos. Como fuera hacía frío, nos bebimos lo que habíamos comprado en el metro, ya que aquí está permitido si luego recoges lo que manchas. En el botellón ya nos animamos, cantando canciones a cual más estúpida. Quien iba a decir que esos espectros andantes que estaban sentados en el vagón del metro con cara del malo de Scream fueran a resucitar. Y así fue, porque estuvimos toda la noche dándolo todo en una discoteca llamada Matrix (tras que nos rechazaran en otra diciéndonos si estábamos en la lista). Además estuvimos con el ánimo subido, sin dejar de bailar. Cuando nos echaron a las 6 ya era totalmente de día, así que cogimos el metro destino al calor de la camita. Un día dándolo todo, si señor. Al final hubo un pequeño percance, ya que se perdió la cámara de Victor.

Al día siguiente amanecimos más bien tardecito, pero antes y mejor de lo que pensábamos, sobre la 1 del medio día. Nos acicalamos y nos dirigimos a encontrarnos con el amigo de Jorge, el cual nos iba a llevar a comer a un sitio donde hacían uno de los mejores Kebaps que había probado. Y era cierto, estaba buenísimo: con un montón de verduras de varios tipos, dos salsas (de ajo y de yogur), queso, verduras tipo ensalada y carne… ñam!! Sólo de pensarlo me entra hambre! Como también queríamos problar las famosas currywurst alemanas (salchichas en rodajas con ketchup y curry), nos tomamos de postre unas de ellas entre varios. La verdad es que tampoco eran nada del otro mundo (y eso que el sitio donde las comimos, Curry 66 era de los más famosos).

Jorge y yo comiéndonos un currywurst

Jorge y yo comiéndonos un currywurst

Después nos dirigimos hacia la zona occidental donde está situada una iglesia medio derruida por la guerra que se ha mantenido así, construyéndose al lado de la misma otras dos más modernas con forma de hexágono. La verdad es que el edificio impresiona y se ve en el mismo cómo las bombas hicieron estragos, quedándo en pie sólo una torre del total de la iglesia. Muy curioso. Al lado de la misma está todo lleno de tiendas y comercios, los cuales tampoco llegamos a visitar por falta de tiempo. Lo que sí hicimos fue comprar algún recuerdo en unas tiendas cercanas y comernos un donuts y un café en Dunkin’ Donuts.

Iglesia medio derruida por la guerra

Iglesia medio derruida por la guerra

La tarde se nos planteó tranquila, ya que tras esto nos fuimos a la East Side Gallery (parte este del muro), la cual estaba llena de graffitis profesionales, bastante curiosos. Ahora la estaban repintando para que quede como estaba cuando el muro cayó. Al lado de la misma había un puente muy chulo y un estadio de basket (O2 world). Decir que había partido, ya que un grupo de hinchas escandalosos iban con nosotros en el metro, dando golpes en el techo y gritando como energúmenos. Estos alemanes… ( por cierto, en la anterior entrada hay un error muy gordo -similar a lo que acabo de decir-, a ver quien lo encuentra, Jorge tú no me sirves que ya lo sabes XD).  Nos tumbamos en el cesped con vistas al río, jugamos un buen rato a las cartas y estuvimos haciendo fotos artísticas tanto saltando como con formas imposibles. Cuanto talento desaprovechado…

El salto del salmón

El salto del salmón

Con el puente del que os hablaba de fondo

Con el puente del que os hablaba de fondo

Tras diriginos al hotel para descansar un poco, cogimos el metro camino a la zona de bares de la que os hable, la de las putas vaya. Pero no os penséis mal, es una zona de lo más normal. Cenamos genial en un italiano y después nos tomamos un cocktail basante barato y grande en una terraza cubierta (al estilo thailandés), y menos mal que estaba cubierta porque se puso a llover de una manera que era poco sana. Tras salir cuando no llovía tanto, coger el metro y volver a casa, conseguimos llegar totalmente empapados. El trayecto desde la salida del metro hasta el hostel era corto, pero aun yendo corriendo llegamos empapados. El suelo era una auténtica piscina y la lluvia caía con ganas. En fin, llegamos fresquitos al hostel vaya.

La mañana del domingo fue mañana de preparativos para la marcha. Desayunamos (también) generosamente en el buffet y cogimos nuestros coches camino a Aalborg de nuevo. No nos salvamos de algunos percances: salimos algo tarde por culpa de una maratón celebrada en Berlin que hizo que la mitad de las calles estuvieran cortadas, con lo que no pudimos visitar Hamburgo como teníamos pensado. Por el camino hubo alguna peleílla y, para más inri, nos paró la policía antes de cruzar la frontera danesa. Fue al otro coche (al Audi A4), pero estuvieron algo de tiempo ya que no encontraba el resguardo de pago del coche. Una de las frases de los policías fue, por lo visto: “os volvís andando a Dinamarca”. En fin, al final quedó en un contratiempo. Así que seguimos el viaje, haciendo tiempo con juegos tontos (el veo-veo es el mejor de ellos, con eso lo digo todo ;D). Al final llegamos a Aalborg, a las 10.30 – 11.00 de la noche.

Había sido un fin de semana intenso, visitando una ciudad que nos resultó muy interesante. Pero había sido un fin de semana corto: nos faltó un día. Los viajes en coche cortaron mucho el fin de semana, haciendo que prácticamente sólo estuviéramos 2 días en Berlín. De cualquier manera, una ciudad para visitar por la cantidad de historia reciente que alberga, cuyos efectos siguen viéndose en la ciudad. Una ciudad que está creciendo hacia la modernidad, pero donde los restos del pasado se observan a simple vista. Una ciudad que recomiendo.

Un resumen de las fotos del viaje, a continuación:

Vodpod videos no longer available.

También os dejo un video que he hecho para una asignatura de libre, usando las fotos de la primera noche como material para el mismo. Es una presentación de diapositivas bastante chula, aunque las fotos no son las mejores del viaje, ni mucho menos. Con todas las fotos del viaje el trabajo se me hacía bastante largo. Aquí esta:

Vodpod videos no longer available.

I Love London!

Mañanita nublada en tierras danesas. Mañana de paso a otro viaje: en escasas horas estaremos en Berlín tras tirarnos más de 7 horas de viaje en coche. Pero también mañana de recuerdo, de un viaje a Londres medio improvisado que, pese a sus puntos negativos, resultó un fin de semana (largo) estupendo.

Vayamos por partes: todo surgió mientras estábamos pensando qué viajes hacer. Una idea era Londres, dados los precios baratos de los aviones que salían directamente desde Aalborg y la magnífica ciudad que es Londres (y que yo todavía no había visitado). Sin embargo, no había demasiada gente que o pudiera o quisiera ir. Por otro lado estaba Goteborg, ciudad sueca no muy lejana a Aalborg que había que visitar cogiendo un ferry para cruzar el mar del norte. Aunque había más gente apuntada, al final tampoco parecía que el plan fuera a ir para adelante. Por tanto, Jorge, Pep y yo nos decidimos a aventurarnos e ir de Jueves  a Lunes hacia Londres! Queríamos viajar y así lo estamos haciendo.

Pues bien, tras comprar los vuelos y un hostel bien de precio que vimos (y que al final nos salió rana), el jueves por la tarde nos dirigimos hacia el aeropuerto en bus (primero la línea 14 hacia la estación Kennedy y después el 2A). Tras un vuelo bastante normal, nos plantamos ya de noche en el aeropuerto de Gatwick. Fuimos a coger el Gatwick Express hacia la estación Victoria, pero al final cogimos el normal que tardaba 40 minutos (sólo 10 minutos más), ya que además había un 3×2, así que salimos bastante bien de precio. Creo que a unos 17 euros ida y vuelta.  Destacar que ya a ese punto del viaje pudimos comprobar como el inglés de los londinenses se nos hacía más difícil de entender que el de los daneses. Es normal, hay que entender que no es la lengua materna de estos últimos.

Pues bien, tras comernos una baguette bastante buena en la estación Victoria, cogimos el metro con destino a Northfields, en la zona 3 (Londres está dividido en zonas concéntricas), donde estaba situado nuestro hostel. Estaba bastante lejos del centro, a una media hora, pero el metro estaba en la misma puerta del hostel. Tan cerca estaba que cada vez que pasaba un tren por las vías, lo oíamos como si pasara por la misma habitación. Para más inri el hostel era viejo, no demasiado limpio y, lo peor, un insoportable olor a abuela. Algo así como a antipolilla que suele oler en casas viejas? Pues así. A la vuelta del viaje hasta la ropa nos olía a eso. En fin, un hostel bastante malo, pero para dormir nos bastaba. Destacar que a la segunda noche nos metieron en la habitación de 4 personas a un japonés bastante gracioso, con poca idea de inglés. Lo sospechoso es que tenía por allí rondando una mascarilla de esas por la gripe porcina. Creería que éramos mejicanos? ^^

Tras descubrir el barrio, tomarnos una pinta en un típico bar inglés bastante chulo y dormir no tan plácidamente por el ir y venir de trenes, nos preparamos a descubrir la ciudad. Tras desayunar algo en el hostel, nos metimos en el metro camino Picadilly Circus. Una vez fuera del metro pudimos ver como era la plaza y, aunque me esperaba algo más, tenía mucha vida y nos gustó. Bajada por una calle destino a una oficina de turismo, para coger un mapa de la ciudad bastante malo que al final del viaje quedó bastante perjudicado. Nos dirigimos por Regent St. hacia Waterloo Pl. Tras confundirla con Trafalgar Square, vimos como en la casa de los guardias del palacio de Buckingham estaban haciendo el cambio de guardia. Así que nos dirigimos corriendo a ver si veíamos algo. No vimos demasiado, porque ya llevaban algo de tiempo, aunque nos sirvió para coger color. Quién dijo que en Londres llovía? Ese día nos hizo bastante calorcito y sol. Se agradecía! Tras estar un rato, cruzamos St. Jame’s Park dirección al palacio, para ver un poco del espectáculo del cambio de guardia. Decir que allí había gente es decir poco: estaba totalmente abarrotado! Así que vimos lo que pudimos del cambio de guardia, vimos como la banda tocaba canciones de Abba (como lo oís) y, tras ver que la banda ya volvía por St. Jame’s Park, decidimos seguir nuestro camino. Ahora rodeamos el Palacio para irnos a la zona de Harrod’s (cogiendo el metro).

Una vez en Harrod’s flipamos con la sección de comidas! Había de todo, de muchos países, y todo con una pinta tremenda! Y nosotros con hambre… en fin. Que encontramos un sitio bastante bueno, tipo foster’s, en Knightsbridge. Nos pusieron nuestro babero, y comimos como reyes (con babero). Tras esto, nos tumbamos un rato en Hyde Park. Ahora tocaba ir a ver uno de los grandes de Londres: las casas del Parlamento y el Big Ben.

Tras bajarnos en la correspondiente parada de metro, a la salida, pudimos ver una magnífica vista del Támesis con el London Eye (la noria) al otro lado. Tras las fotos, no encontramos que teníamos el Big Ben a las espaldas: qué decir de él. A mi fue una de las cosas que más me impresionó. Se veía majestuoso! Nos acercamos un poco más, nos hicimos x+y fotos, y dimos la vuelta al Parlamento hacia una zona de cesped cercana. Tras intentar hacer las típicas fotos pino, fotos salto, y fotos saco de patatas (por los hostiazos que me di), decidimos cruzar el puente Lambeth para contemplar las vistas desde el otro lado. Aunque el sol daba de cara, las vistas eran muy buenas. También vimos a un tío con kimono que daba saltos en una colchoneta con el parlamento de fondo, mientras otro le hacía fotos. Asumimos que era algún tipo de publicidad de cara a los Juegos Olímpicos. Cruzamos el Westminster Bridge para dirigirnos, con el Big Ben al lado, hacia la Westminster Abbey. Aunque ya cerrada, pudimos contemplar lo bonita que era por fuera!

Después subimos la calle Whitehall, viendo bastante edificios chulos, destacando el 10 de Downey St. que con sus increíbles medidas de seguridad, es la residencia del primer ministro, ahora Gordon Brown. Al terminar la calle nos encontramos, ahora sí, con la famosa Trafalgar Square con la columna del almirante Nelson, sus leonazos (en los cuales nos hicimos una foto subidos) y la Galería Nacional presidiéndola. Tras rondar un rato por la zona, y ver como unos músicos de flamenco hicieron un pedazo corro a su alrededor, nos decidimos a pasar a la National Gallery. La verdad es que había bastante cuadros famosos, a destacar Los Girasoles de Van Gogh. Flipamos un poco con las pocas medidas de seguridad en los cuadros. Son daneses, ya se sabe.

A la salida, tras flipar con la zona del Soho e intentar descubrir algún sitio donde comer algo sin éxito (intentamos en los pubs que además dan comida, pero cerraban la cocina muy pronto), comimos una de esas típicas cajitas de comida china en Oxford Street, en la zona este (sin verla todavía). Tras esto, volvimos a la zona del Soho para deleitarnos con otra pinta en un pub de la zona. Yo me pedí una London Pride. Estaba muy rica, pero estaba caliente. El grifo para echarla era como manual, tenían que darle como una manivela, por lo que supongo que es la forma de beberla. Hechos polvo ya, vuelta a casa cogiendo la línea de metro Piccadilly.

SÁBADO:

Tras dormir mejor (el cansancio hace que se olviden los trenes) y desayunar, nos dispusimos a morder otro buen trozo de Londres. Empezamos haciendo una visita rápida al museo de Historia Natural. Lo que más me gustó fue el edificio en sí, majestuoso. No me lo esperaba así. Tras coger el metro, decidimos paranos para ver Temple Church sin encontrarla, pudimos ver otro majestuoso edificio sin esperarlo: el de las cortes de justicia creo que era. Magnífico! Tras avanzar por la calle, y darnos una vuelta por la zona ( creo que era Fleet St. ) llegamos a la increíble catedral de St. Paul. Recordando a la cúpula del Vaticano, la catedral es magnífica. Comprobando que el precio de su entrada también era magnífico y que ya habíamos visto algo por dentro en su hall de entrada, nos sentamos un rato en sus escaleras y luego comimos en un italiano un poco de pasta.

Después de reposar en el cesped (Pep y Joge)) y darme una vuelta por la zona financiera (yo), nos dispusimos a cruzar el Puente del Milenio con dirección al Tate Modern. Es curioso, se trata de una fábrica remodelada para albergar uno de los mejores museos de arte contemporáneo.  Destacar la vista que hay desde el mismo del Millennium Bridge con St Paul’s Cathedral de fondo, increíble! Tras una visita rápida al museo y el envío de ciertos videos por correo usando ciertas máquinas disponibles, cruzamos el puente de nuevo para coger el metro camino a otra de las grandes: la torre de Londres con el famoso puente de la Torre.

Nos bajamos en Tower Hill para descubrir la impresionante fortaleza del castillo de la Torre de Londres (desconozco por qué tiene ese nombre). La zona estaba muy animada, y se respiraba en el castillo cierto aire a historia y a salas de torturas. Dice la leyenda que cuando los cuervos abandonen el castillo, el reino de Inglaterra habrá sucumbido ante sus enemigos. Con eso lo digo todo. Vimos también a varios Beefeater, pero no conseguimos hacernos una foto con él por la cola gente que tenía para ello. Se fue para dentro del castillo y no pudimos conseguir la foto. Otra vez será.

Al lado del castillo se encuentra el Tower Bridge, con sus dos impresionantes torres enlazadas por dos pasarelas elevadas. Muy chulo, la verdad. Lo único que no nos gustó fueron los colores azulados de las estructuras metálicas, lo veíamos fuera de lugar. Aún así, lo cruzamos hasta la mitad para ver unas magníficas vistas del Támesis, con la zona del City Hall al fondo (con buque naval dentro del támesis incluido). Destacar que mientras estábamos allí pasó un barco con una fiesta dentro que nos saludó bastante “desinhibidos”. También otro día pasó un autobús con otra fiesta en su interior, además de varias limusinas. Aquí la gente se lo sabe montar bien.
Llegado ese momento comenzó nuestra odisea para intentar ver el partido Barça – Madrid: tras intentarlo sin éxito por la zona, cogimos el metro con destino al Soho. Tras darnos una vuelta, acabamos en una calle perpendicular a Oxford Street en un pub bastante petado de españoles. Porque otra cosa no, pero españoles en Londres había hasta reventar! El español se oía casi más que el inglés! En fin, que tampoco sé por qué iríamos porque salimos bastante escaldados del partido. Así que sin llegar a terminarlo, y tras dar buena cuenta de la pinta de cerveza, nos dirigimos hacia Oxford Street a darnos una vuelta. La zona de Oxford Circus y alrededores era impresionante: llena de tiendas y de movimiento! Nos dirigimos a cenar a un sitio con buena pinta, que después descubrimos era una franquicia, de nombre Garfunkels. Cenamos bastante bien y barato, así que repetiríamos en la comida del último día (lunes) en mi caso con unas fantásticas y típicas Fish & Chips. Buenísimas.

Decidimos que era mejor volver a la zona e ir a tomarnos la cervecita de fin del día al pub de la primera noche, así que así hicimos. Pero llegamos tan hechos polvo que no llegamos al pub: directamente a la cama, para dormir como santos hata las 8 y pico de la mañana.

DOMINGO:

Candem’s day o, más bien, el día de los mercado, ya que vimos (o al menos intentamos ya que a algunos no llegamos a tiempo) multitud de mercados. Una de las cosas que más define a Londres son sus múltiples mercados callejeros o en sitios preparados para tal efecto. Así que bien temprano, siguiendo el consejo de las guías para evitar masificaciones, nos dirigimos a Candem Lock Market. Empezamos viéndolo como un mercadillo más, pero terminamos enamorados de su diversidad y variedad de cosas: desde puesto típicos a la española hasta una tienda tipo discoteca de dos pisos impresionante (Cyberdog). Destacar especialmente su gran variedad de comidas, baratas y originales, de todos los países que uno se pueda imaginar. Yo conocí comidas que no había visto en mi vida, pudiéndose ver como las preparan. Aunque había puesto español con paellas, nosotros decidimos ser más internacionales y yo me comí una especie de bola gigante tipo croqueta rellena de risotto de ternera, de origen italiano. Mis otros dos compis se decantaron por unos bocadillo y patatas argentinas. Lástima de no haber ido con más hambre, ya que allí se habría disfrutado de lo lindo y, además, barato!

Tras comprarme un par de camisetas y abandonar un, ahora si, totalmente abarrotado Candem, nos dirigimos hacia Covent Garden para disfrutar de la zona y otro mercado famoso. Aunque Candem también tenía muchos puestos fijos, Covent Garden tenía un edificio ya preparado para hacer el mercado. También estuvo chulo, pero nos gustó mucho más la diversidad de Candem. Tras esto, cogimos el metro de nuevo sin saber muy bien qué hacer: si irnos a Greenwich o irnos al British Museum. Al final se impuso lo lógico, ir al British, ya que aunque cerraba en algo más  de una hora, el camino a Greenwich era bastante largo para encontrarnos con una zona verde que había que patear y que estaba más orientada a pasar el día de picnic que a otra cosa. Así que hacia el British que nos dirigimos. El plan era ver ese día una parte y otra parte el lunes por la mañana. Sin embargo, con esa horeja tuvimos tiempo para hacer una visita rápida al museo y ver lo más importante, a destacar la piedra Rosetta, el Pantheon griego (que ahora Grecia exige que le sea devuelto), las misteriosas caras de la Isla de Pascua y las impresionantes momias y sarcófagos del antiguo egipto. Después de que nos echaran los tumbamos un rato en el cesped frente al British.

Después nos dirigimos hacia Nothing Hill para ver la zona e intentar encontrar algún rescoldo del mercado de Portobello. Aunque ya estaba desmontado, vimos las casa y los cochazos de los ricos (porque otra cosa no habrá pero en Londres cochazos hay un rato). Al final de la caminata que nos dimos por la zona, y tras vez un contraste bastante bueno con un concierto en una especie de plaza llena de grafitis (dentro de una zona pija), cogimos el metro hacia la zona de Kensington para echar un vistazo al palacio donde vivio Diana de Gales. Tras verlo, y darnos una vuelta por Kensington Gardens, nos cogimos de nuevo el metro hacia el centro, para encontrar algún sitio donde cenar.  Tras darnos una vuelta por una calle llena de tiendas pijillas (no recuerdo el nombre), entramos a un italiano para cenar bastante bien (aunque en mi caso pasta bastante picante). Vuelta a casa para, hoy sí, tomar unas cervecillas en el pub del primer día. Lástima que a las 12 tocaran la campana. Pero bueno, así estaríamos más frescos para el último día.

LUNES:
Último día en Londres, así que con las maletas hechas y con la vista puesta ya en Aalborg, nos fuimos a la estación Victoria a dejar las maletas pagando 8 libras por ello. Tras esto nos dirimos al museo de las ciencias para jugar un rato con las maquinitas, ver impresionantes artefactos espaciales, motores a cholón y cosas chulas de la historia de la informática. Tras esto, nos dirigimos hacia la zona de tiendas de nuevo, para comer en el Garfunkels como ya dije y hacer algunas compras (yo unas zapatillas Fred Perry muy chulas y muy baratas). No tuvimos mucho más tiempo, así que tras despedirnos de la zona y de Londres, cogimos las maletas para diriginos al aeropuerto. Tras darnos una vuelta por allí fuimos hacia la puerta de embarque en última llamada. Se nos fue el santo al cielo, pero aquí estamos en Aalborg.
Y estamos por poco tiempo, porque en este precio instante voy a montarme a nuestro coche alguilado destino a tierras teutonas. Berlín nos espera.

« Older entries