Luis’ goodbay

Tras la marcha de algunos como Felipe, Borja y demás, hoy ha tocado decir el último adios a Luis. Suena demasiado exagerado y, de hecho, lo es. Deberíamos hablar de un hasta pronto: hasta la próxima quedada que hagamos. No deberíamos perder el contacto. Uno de los destinos establecidos a medio plazo son las fiestas de El Pilar en Zaragoza para octubre: allí intentaremos estar como velas! ;D

Luis firmando mi bandera

Luis firmando mi bandera

Estoy viendo que va a ser muy difícil mi promesa de mantener el blog actualizado a diario, porque en los días que me quedan no voy a parar quieto. De hecho, hoy ha sido un día de bastante movimiento (más bien esta tarde). Hemos estado despidiendo a Luis en su casa, nos ha estado firmando la bandera danesa a Jorge y a mi (un pequeño recuerdo que nos llevamos) y hemos estado un rato recordando paridas del erasmus. Después nos hemos ido a la common de Jorge a terminar de ver el partido de la copa confederaciones entre Brasil e Italia. Finalmente hemos estado cenando y planeando algunos detalles para nuestro viaje de despedida alrededor de Dinamarca que haremos el finde que viene. Tiene muy buena pinta. Dinamarca tiene pinta de no ser demasiado bonita para visitar, pero nosotros intentaremos buscarle el encanto en alguna de sus playas, en alguno de sus castillos o en alguno de sus múltiples puentes que inundan sus islas.

Foto de despedida con Luis

Foto de despedida con Luis

Sin más os dejo por hoy, que tengo que ponerme una gotas para los oídos. Mañana tengo cita con el doctor: tengo tapones en lo oídos. De hecho hace unos días oía muy poco, los oídos me zumbaban e incluso me dolían. Ya fui la semana pasada y me quitaron el tapón de un oído y parte del otro oído. Mañana tienen que rematar la fanea.

Mañana espera un día de despedidas (Sandra), doctores (Tania son su fisura en el codo y el mío), turismo (visita a la oficina turismo para planear nuestro viaje) y, si queda tiempo, algo de proyecto. Ya se sabe: lo importante es lo primero. ;D

Anuncios

It’s the last dance

Sí señores, el último baile. Esto se está acabao y, ahora sí, irremediablemente. Ya hemos vivido las primeras despedidas y ahora parece que el sol quiere dejarse ver. Hemos estado bastantes días de tiempo fresco y lluvia incesante. Uno ve las temperaturas superiores a 30 grados de España y se queda un poco alucinado de cómo es posible que aquí en Aalborg estemos a mitad de temperatura. “Qué suerte tenéis!” me dicen desde España, pero la verdad es que necesitamos una buena bofetada de calor (aunque a la larga acabemos queriendo volver a nuestra fresca Dinamarca).

Lo dicho: parece que ahora el tiempo quiere arreglarse para poner el broche final a este magnífico Erasmus. Pero no adelantemos acontecimientos, ya que todavía esto no ha acabado. Aun con los momento agridulces que vivimos al ver a la gente marchar, seguimos disfrutrando de lo último que nos ofrece Dinamarca.

He estado más de dos semanas sin escribir nada en el blog, más que nada porque creía que lo que había pasado en ellas no tenía demsiada importancia. Sin embargo, y revisando el blog de Jorge, veo que hemos hecho 1000 pequeñas cosas que son las que han hecho grande este Erasmus. No todo consiste en grandes viajes y grandes aventuras, sino que nuestro día a día es mucho más importante. Por ello, y con ayuda de Jorge intentaré buscar en el baúl de los recuerdos lo que hemos hecho en estas dos semanas.

Y ahora voy a lanzar una afirmación de la que no se si podré responsabilizarme: desde aquí hasta mi partida de Aalborg el 8 de Julio intentaré mantener el blog totalmente activo. A ser posible intentaré tener una entrada diaria, contando no sólo los últimos momentos que vamos viviendo, sino también mis impresiones sobre el Erasmus y Dinamarca en general. Puede que se me haya calentado la boca, pero no hay que olvidar el objetivo con el que escribo en este blog: dejar escrita mi experiencia Erasmus para que el tiempo no me haga olvidar ningún pequeño detalle. Francamente no creo que así sea, porque esta experiencia está siendo inolvidable.

Easter!!

Y no os lo conté desde allí. A día de hoy, y tras más de quince días, retomo el cometido principal del blog: ser un diario de vivencias que me haga rememorar, ahora y en el futuro, lo que he vivido en esta experiencia erasmus.

Pues bien, la Semana Santa la he vivido entre dos aguas, aunque la mayoría de ella la viví en España. Como ya os conté, el lunes fuimos de visita a Legoland. A grandes rasgos se trata de un parque temático tematizado y hecho con piezas de Lego, situado en Billund (a unas 2 horas de Aalborg) y más bien orientado a un público infantil. Pero como estamos hechos unos niños, nos gustan los Lego y nos encantan las tematizaciones con dichas piezas, allá que nos fuimos. Íbamos un par de parejas y yo, así que fui un poco sujetavelas. Pero bueno, la culpa no fue mía, sino de la gente que se borró xD. Aprovechamos un interrail para ir hasta Vejle (creo recordar) y luego un bus hasta Billund.

Una vez allí en el parque, la verdad es que nos lo pasamos genial, y tuvimos el tiempo justo para verlo entero sin prisa alguna. Todo muy orientado a los niños, como ya he dicho, pero disfrutamos como enanos. Nos mojamos (destacar una atracción de batalla de agua sobre barcos pirata), vimos recreaciones de muchas ciudades hechas con piezas lego (destacar la del canal Nyvhan de Copenhague) y disfrutamos de una atracción muy original: una especie de brazo robótico que, a modo de montaña rusa, podías configurarte a la entrada tu propio viaje. Una chulada! Aquí os dejo las fotos del viaje:

Vodpod videos no longer available.

Tras el viaje, volvimos a Aalborg a las 11 de la noche largas. A las 12 en casa. Y a intentar dormir lo máximo posible, porque al día siguiente salía el autobús desde mi zona hasta el aeropuerto a las 5.10 de la mañana. Tras hacer escala en la estación Kennedy, llegué al aeropuerto justo a tiempo de facturar y montar en el avión. Creo que era el primero de la mañana, pero ya estos daneses lo tienen todo preparado para que con trasporte público se llegue sin problema. Además, el aeropuerto es pequeño y claro. Así que, tras llegar a Copenhague y darme una vuelta por el duty free, me tocó embarcar para España, al fin. Durante el viaje estaba sentado al lado de una mujer mayor de Finlandia y estuvimos hablando prácticamente todo el viaje. La verdad es que era digna de admirar: llevaba viuda ya muchos años, y no había parado de viajar. Me contó anécdotas de todo el mundo: Iraq, Filipinas, Madagascar… Vamos, de 1001 países! Ahora iba a ver a una amiga en Alicante. Una mujer que tiene que servir de ejemplo!

Qué decir de la llegada a Madrid? Pues muy emotiva: al ver a mis padres, teníamos esa emoción contenida de volver a abrazarnos tras un par de meses. Muy bonito. Terminamos de pasar el día por Madrid, comprándome alguna cosilla, que ya tenía ganas de ver algo de ropa que me gustara y no fuera cara.  La verdad es que en tema tiendas Dinamarca deja mucho que desear, desde mi punto de vista.

Durante el resto de la Semana Santa qué decir: intensidad al máximo. Para más inri, mi familia estaba en Cuenca y mis amigos en el pueblo, por lo que me tiré todos los días de allá para acá. Me negaba a no comer bien, por lo que iba todos los días a comer a Cuenca, pasaba un rato de la tarde allí y me volvía al pueblo para salir con mis amigos. Y así sucesivamente. Destacar la noche de turbas (Jueves Santo por la noche), que nos fuimos a Cuenca de fiesta (como suele ser habitual). Menudas se montan!! Estuvimos con amigos de internet, con las vecinas más valerosas que existen y, aunque se canceló la procesión, lo pasamos como enanos, con algún ligero robo de botellas sin importancia xD.  Lástima que David se cerrara en banda con que no venía a las turbas, lo habríamos pasado mejor aún si cabe. Pues bien, tras un lluvioso Viernes Santo (que ya tiene cojones, me ha hecho un tiempo aún peor que el de Aalborg cuando una semana antes superaban los 25 grados!), con fiesta en el pueblo incluida, llegó el sábado. Cenita en el bar de moní con todo el grupo, y fiesta posterior. Estamos viejos, ya ni aguantamos a la procesión de resurreción. Bah, tonterías: ya nos la trae floja! XD. Eso sí, destacar que en todos lados me bebí mis cubatejas, que ya se echaban de menos en Dinamarca, y que disfruté como un enano de las comidas de mi abuela y de las tapas de los bares!

Como cosa para recordar, hay que decir que entre tanta ida y venida de Cuenca a La Parrilla tuvimos un pequeño percance: Matamos a Bambi. Era de noche, el pobre animal estaba en el arcén. Con las luces debió asustarse y dio un salto, con lo que irremediablemente se estrelló contra el coche. Aunque frené, tanto mi hermana como yo sabíamos que nos lo comíamos. Según me dice pegué un chillido prolongado como de película de terror. Me tuvo que pedir que me calmara y todo. Pero lo bueno es que andé listo, fijé el volante y no di el volantazo que podría haber hecho que las cosas fueran a peor. El coche quedó ligeramente perjudicado para lo que podría haber sido (por ejemplo, si hubiese sido un jabalí y no un ciervo). Todo el coche quedó lleno de pelos, eso sí. Corporación DermoRaúl

Así me dejó el coche el ciervo

Así me dejó el coche el ciervo

Domingo, día de despedidas. Ya tengo ganas de volver a veros este verano chicos. Tenemos que hacer algo, como ya me ha dicho Tony por el messenger. Tapitas en el moní, y vuelta a Cuenca para comida familiar. Lunes y martes días de recuperación y mimo de la familia. Decir que durante mi estancia en Aalborg he perdido 4 kilos y medio. De esos, aunque no está testificado, seguro que recuperé más de 2 a mi regreso a Dinamarca. Porque vaya regreso: me traje a toda la tropa Martínez de turismo, empezando por Copenhague. Pero eso ya es otra historia…

Sunny days

I love this kind of days!!

Directamente el país parece otro. Llevamos varios días en los que parece que la primavera ha llegado a Aalborg. Sí señores: hace sol y hemos alcanzado la increíble cifra de 16 grados. Sí, seguro que si me lees desde España parecerá que es una temperatura bastante “fresca”. Sin embargo, para lo que estamos acostumbrados aquí es auténtico calor.

Teníamos planeado hacer algo en uno de estos magníficos días. Para hoy, sin ir más lejos, planeamos una especie de picnic en algún parque. Cual es nuestra mala suerte que ha amanecido nublado. Pero, ya se sabe el dicho: “Mañanita de niebla, tarde de paseo”. Y hemos comprobado que el dicho no sólo se cumple en España, sino que en Dinamarca también es válido: después de comer ha despejado y ha quedado un día perfecto. Así que aunque no hayamos podido comer, nos hemos lanzado a la calle!


Hay que decir que ya me había hecho 15 kilómetros en bici (tras ir a la uni e ir al centro a por alguna cosilla para llevar a España la próxima semana -que vuelvo de visita!!-) y que volví a casa 10 minutos antes de la hora de quedada sudando y hecho polvo. Pero me he dado una ducha, y me he quedado nuevo. Así que hemos estado en el parque jugando al frisbee y con un balón. Menudo gustazo poder estar en manga corta, aunque así tampoco es que sudara uno mucho… ^^

De cualquier manero, espero que este tiempo aguante hasta mi partida a tierras más calientes. Quizá mañana, con otro record de 18 grados, hagamos algo.
En cuanto a la anterior semana, fue una semana typical-aalborg life. Trabajando para el meeting con Hans algún día. Saliendo de fiesta otros. El miércoles tocó fiesta sorpresa por el cumpleaños de nuestro messie Ricard. Y digo sorpresa por decir algo, porque el no es tonto y notó que algo iba a haber. Entre la coba conta que le dio Nacho (su roomie), que se encontraron al ir al sitio de celebración, por un camino que no solemos transitar por cierto, a Apa (otro erasmus) comiéndose un perrito. Para colmo al llegar al sitio nos pillaron candando la bici, y pasando corriendo al local. Así que sorpresa a medias: la intención es lo que cuenta. De cualquier manera, cenamos con lo que cada uno buenamente pudo aportar, y luego bebimos calimocho (la tradición). Hay que destacar que hice unos huevos rellenos que la gente me felicitaba por ellos… yo flipaba.  Volaron! Quien me lo iba a decir a mi ^^.
También celebramos la despedida de una chica española que estaba haciendo el doctorado, y que ya nos dejaba. No llegamos a conocerla demasiado, pero se le veía una chica muy maja.

El viernes tocó otra fiesta temática. En esta ocasión fiesta disco. Puesto que no teníamos demasiadas ideas para el disfraz salvo la peluca típica, y que en las anteriores fiestas no iba todo el mundo disfrazado, decidimos ir de “paisano”. Y no nos equivocamos, porque mucha gente iba de normal. La verdad es que el sitio (La International Kollegium) era increíble. Lo había tematizado colgando discos de vinilo por el techo, y con luces tipo discoteca. Muy chulo. Lo pasamos bien, aunque no bebimos demasiado, por lo que volvimos a casa pronto.

disco-party1

Al día siguiente, el planning era jugar por la tarde a los bolos, cenar en el buffet de la bolera y después lo que surgiera. Pues bien: la bolera estaba totalmente abarrotada hasta las 12 de la noche (aquí las pistas se alquilan por horas) y el buffet era inexplicablemente más caro que la otra vez que comimos. Así que comimos unas pizzas en un kebap (que aquí son kebap+pizzería), conseguimos pista a las 11 en otra bolera y después nos dispusimos a ir a la street. Sin embargo, en el camino Apa nos propuso ir a un garito donde pinchaba un chaval español. Francamente yo no daba un duro por entrar allí: la puerta donde estaba estaba llena de graffitis, gentecilla de “oscuro” aspecto e incluso había un chaval jodiendo una pantalla de ordenador en medio de la calle. Pero Apa insistió en que dentro era distinto, y menos mal que le hicimos caso.

El sitio por dentro era muy popero, con graffitis por las paredes que me recordaban a los dibujos de Muchachada Nui, y pinchando música setentera y ochentera. Alternativo a más no poder, totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados en la famosa street (Jomfru Ane Gade <-link en perfecto danés). Si a esto le sumas que las cervezas eran mucho más baratas (aunque peores) y que había gente con estilo “Pereza” bailando de una manera flipante (salvo si te pisaba un dedete del pie ^^), el sitio nos marcó. Me gustó bastante, así que habrá que repetir. Lo que no sé es si siempre pondrán el mismo tipo de música o cambiarán en función de la temática de la noche. Habrá que comprobarlo…

Tras un domingo de relax, recibimos la nueva semana con los brazos abiertos. Y con fiebre: inexplicablemente siempre me está pasando algo. No sé si todo me viene del primer resfriado que no lo curé bien o es que me estoy volviendo un poco hipocondríaco (la teoría de Jorge y Rosa ^^), pero uno ya se cansa del tema. No llego a estar mal, pero tampoco estoy como una rosa. En fin, hay que gastarme así: ya se nos pasó la garantía XD. Así que ahora estoy a base de toses y mocos, quitándolos con jarabe, pastillas efervescentes y algún paracetamol.

Lunes meeting y hoy meeting. Paliza el lunes y paliza hoy. Comprendo que la labor de nuestro supervisor es corregirnos cosas, pero es que no nos da prácticamente ningún comentario positivo, e incluso nos critica cosas que en anteriores ocasiones le parecían bien. En fin, hay que aguantar con un proyecto que no nos gusta demasiado. Pero la cosa va progresando…

Vodpod videos no longer available.

Este miércoles cenita en la common-room de la resi de Sandra para ver el partido de España. Aprovechando que el jueves era su cumple, quedamos el miércoles por la tarde para comprarle un regalillo y darle un regalillo con una tarta. Al final vimos sólo un trozo del partido, porque no lo echaron en directo sino que lo echaron en redifusión a las 10.30. Menos mal que ganamos! ^^. Destacar una pequeña bulla con Jorge, un malentendido más que nada, sin mayor trascendencia. Tras jugar a la consola (sí, la common tiene la Play 2), partimos ya bastante tarde hacia la Student House. Bajé al centro en bus, ya que no estaba mi cuerpo para las cuestas de Aalborg, así que no me estuve demasiado en la Student, dado que el último bus salía a las 12.45.

Y así llegamos a este magnífico y soleado día, del cual hemos disfrutado como enanos. Ahora a acicalarse… QUE TOCA SALIR! Hemos quedado todos los Españoles (veteranos + nuevos) para celebrar el cumple de Foras, otro erasmus español. Esperemos que se den bien las cosas. Próxima cita importante? Viaje a Legoland! El lunes, justo un día antes de partir para España. Probablemente ya os lo cuente desde allí…